domingo, 20 de marzo de 2011

Cuando dices ... Dios te dice

Cuando dices…no puedo resolver las cosas, Dios te dice: Confía, de todo corazón en el Señor y no en tu propia inteligencia, ten presente al Señor en todo lo que hagas, y Él te llevara por el camino recto.

Cuando dices…es imposible, Dios te dice: Lo que es imposible para los hombres es posible para Dios.

Cuando dices…me siento solo, Dios te dice: No te dejare ni te desamparare.

Cuando dices…yo no lo puedo hacer, Dios te dice: Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Cuando dices…tengo miedo, Dios te dice: No temas porque yo estoy contigo, no desmayes porque yo soy tu Dios, que siempre te ayudara, siempre te sustentara con la diestra de su justicia.

Cuando dices…nadie me ama de verdad, Dios te dice: Porque de tal manera amo Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito para que todo aquel que en el crea, no se pierda mas tenga vida eterna.

Cuando dices…no se como seguir, Dios te dice: Te haré entender y te enseñare el camino en que debes andar, sobre ti fijare mis ojos.

Cuando quieras saber todo lo que Dios quiere decirte, lee la Biblia, porque toda la escritura es inspirada para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfeccionado eternamente preparado para toda buena obra

"En las alas de tu Creador"

Se cuenta la historia de un águila que había construido su nido en lo alto de un peñasco. Cierto día cuando volaba en torno de su nido, el águila vio a su aguilucho recién nacido que se agarraba desesperadamente del borde del nido, tratando con todas sus fuerzas de sostenerse e impedir así una caída al abismo, lo que sería fatalmente su fin.

Como era imposible alcanzar el peñasco antes que su cría cayera, el águila descendió con la velocidad de un rayo debajo de su hijito y abrió sus fuertes alas para interrumpir su caída. Con su cría agarrada a ella el águila planeó entonces con seguridad de vuelta al nido.

Moisés, antes de su muerte, dando su bendición al pueblo, les aseguró que Dios no los abandonaría y por eso dijo: “El Dios eterno es tu protector y por debajo tuyo extiende sus brazos eternos”. (Deuteronomio 33.27).

Aun hoy podemos confiar en esta promesa. Así como el águila extendió sus alas para interrumpir la caída de su cría, así Dios extiende sus brazos para interrumpir la caída de cada uno de sus hijos. A veces Dios llega a permitir que caigamos de nuestro nido (sufrimientos, pérdidas, desilusiones, problemas familiares, etc.), para mostrar cuán débiles e impotentes somos, para sentir cuán dependientes somos de su protección.

Sólo que Dios no quiere que lleguemos hasta el suelo y nos invita a través del salmista: “Entrega tu camino al Señor, confía en él y el resto él lo hará” n (Sl 37.5)

Creo en las promesas de Dios porque yo creo en un Dios vivo. Creo que Dios no perdió su poder, sino que continúa extendiendo sus brazos para ampararme.Creo en aquella promesa bíblica: “Vengan a mi todos ustedes que estan cansados de cargar sus pesadas cargas y yo los aliviaré” (Mateo 11.29).

Hoy cree que DIOS extiende sus alas, ...Y te dice : "NO TEMAS, ACUERDATE QUE ERES LA NIÑA DE MIS OJOS, NO TE ANGUSTIES, PORQUE YO SOY TU DIOS, EL QUE TE PROMETIO QUE ESTARIA CONTIGO HASTA EL FIN DEL MUNDO, ENTONCES NO TE AFLIJAS YO TE DIJE QUE TENDRIAS AFLICCION PERO QUE CONFIARAS, PUES YO HE VENCIDO. TE DIJE QUE SOY TU PASTOR Y QUE NADA TE FALTARIA, ENTONCES CREE QUE SOY TU PROVEEDOR. TE DIJE QUE NUNCA TE DEJARIA DE AMAR Y VES QUE TE ESTOY ESCRIBIENDO Y TE SEGUIRE DICIENDO "TE AMO HIJO MIO".

Entonces entenderàs...

Cuando era pequeño, mi abuela solía bordar mucho. Me sentaba cerca de ella y le preguntaba: ¿Qué estaba haciendo? – ella me respondía que estaba bordando.
Yo observaba su trabajo desde una posición mas de donde estaba sentada ella, así que siempre me quejaba diciéndole que desde mi punto de vista lo que estaba haciendo parecía muy confuso.
Ella me sonreía, miraba hacia abajo y gentilmente me decía: ve afuera a jugar un rato y cuando haya terminado, te pondré en mi regazo y te dejare verlo desde mi posición.me preguntaba porque ella usaba unos hilos de colores oscuros y porque me parecía tan desordenados desde yo estaba.
Unos minutos mas tarde escuchaba su voz diciéndome: ven y siéntate en mi regazo. Yo lo hacia de inmediato, me sorprendía y emocionaba ver la hermosa flor o el bello atardecer en el bordado, ¡no podía creerlo!, desde abajo se veía tan confuso.
Entonces mi abuela me decía: oye, desde abajo se veía se confuso y desordenado, pero no te dabas cuenta de que había un plan arriba, había un diseño, solo lo estaba siguiendo. Ahora míralo desde mi posición y sabrás lo que estaba haciendo.
Muchas veces a lo largo de los años he mirado al cielo y he dicho:
-“Padre, ¿Qué estas haciendo?
Él responde: “Estoy bordando tu vida”
Entonces yo le replico: “Pero se ve tan confuso, es un desorden, los hilos parecen tan oscuros, ¿Por qué no son mas brillantes?”
El Padre parecía decirme:” Mi niño, ocúpate de tu trabajo mientras hago el mió, y un día te traeré al cielo y te pondré sobre mi regazo y veras el plan desde mi posición. Entonces entenderás…

La Biblia dice en: Juan 13:7 “respondió Jesús y dijo: lo que yo hago ahora, tu no lo comprendes; mas lo entenderás después”
¡Que Dios te ayude a entender sus propósitos sobre tu vida y a guiarte!

La ùltima cena


Semana tras semana Leonardo Da Vinci busco un rostro marcado por las huellas de la deshonestidad la avaricia, hipocresía y crimen; buscaba una cara que reflejara el carácter de alguien quien traicionase a su mejor amigo; buscaba una persona que muestre en sus aspectos que era parecido a Judas, después de pasar por muchas experiencias desalentadoras en su búsqueda por el tipo de persona requerida para representar a Judas; la información vino a Da Vinci de un hombre cuya apariencia satisfacía completamente todas las respuestas.
Se había encontrado este hombre en Roma sentenciado a morir por una vida de vileza y crimen; Leonardo Da Vinci emprendió el viaje sin demora a Roma, y se llevo a este hombre de la prisión a plena luz del sol, era un joven de piel oscura, sucio y su pelo lucia largo y descuidado, representaba perfectamente el papel de Judas para su pintura, mediante un permiso del rey se traslado el prisionero a Milán donde se pintaría el cuadro, durante meses de trabajo de Leonardo Da Vinci.
Este hombre poso durante 6 meses para Da Vinci y continuamente se forzaba por plasmar en su pintura a este modelo similar a Judas, al terminar volvió la mirada a los guardias y dijo: -¡He terminado!, se pueden llevar al prisionero.
Al llevárselo los guardias, el prisionero que se parecía a Judas soltó repentinamente un pedido y corrió hacia Da Vinci llorando amargamente diciéndole:-¡Por favor dame una oportunidad! Verdaderamente me sentí Judas Iscariote por la vida que he llevado, no me pagues nada, solamente déjame en libertad.
A Leonardo Da Vinci le sorprendió la cara de arrepentido de este hombre y lo dejo libre mediante el permiso delante del rey.
Aproximadamente durante 6 años el pintor continuo elaborando en su sublime obra de arte, uno a uno se seleccionaron los personajes de los discípulos que estaban al lado de Jesús, cuya características se asemejaban a lo de los 11 discípulos restantes, dejando de lado la figura que representaría a Jesús, la figura central de la pintura, el cual seria el personaje mas importante de la obra; se examinaron detalladamente a ciertos jóvenes que podían representar a Jesús y esforzándose por encontrar un rostro cuya personalidad reflejara inocencia y pureza, que estuviera libre de las huellas del pecado, buscaba un rostro que emanara belleza, buscaba un rostro que pudiera reflejar la paz , finalmente después de semanas de intensa búsqueda se selecciono un joven de 33 años, el representaría a Cristo durante 6 meses en los que trabajaría el pintor, Leonardo Da Vinci trabajo en el personaje principal de su obra con mucho esmero, y al terminar se acerco a este joven para pagarle por sus servicios, y este no aceptándole el dinero y con una sonrisa le dijo: ¿Qué? ¡No me reconoces!
Leonardo Da Vinci contestándole le dijo: En mi vida te he visto, acepta por favor este dinero.
Entonces el joven exclamo diciendo: ¡Yo era el que estaba en la cárcel!, y tu mismo buscabas un rostro parecido al de Judas Iscariote, hoy después de obtener mi libertad, le he entregado toda mi vida a Cristo, y aquí me vez restaurado por completo.

Reflexión: Reposar en el Amor de Cristo puede transformar tu vida por completo, esta es una historia que si bien quisieras podría ser tu historia.

Bambú japonés.

No hay que ser agricultor para saber que una buena cosecha requiere de buena semilla, buen abono y riego constante.
También es obvio que quien cultiva la tierra no se para impaciente frente a la semilla sembrada, halándola con el riesgo de echarla a perder, gritándole con todas sus fuerzas:
¡Crece, maldita seas!
Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés y que lo transforma en no apto para impacientes:
Siembras la semilla, la abonas, y te ocupas de regarla constantemente.
Durante los primeros meses no sucede nada apreciable.
En realidad no pasa nada con la semilla durante los primeros siete años, a tal punto, que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles.
Sin embargo, durante el séptimo año, en un periodo de solo seis semanas la planta de bambú crece ¡más de 30 metros!
¿Tardó solo seis semanas en crecer?
No, la verdad es que se tomó siete años y seis semanas para desarrollarse.
Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando un complejo sistema de raíces que le permitirían sostener el crecimiento que iba a tener después de siete años.
Sin embargo, en la vida cotidiana, muchas veces queremos encontrar soluciones rápidas, triunfos apresurados, sin entender que el éxito es simplemente resultado del crecimiento interno, y que éste requiere tiempo...
Quizás por la misma impaciencia, muchos de aquellos que aspiran a resultados en corto plazo, abandonan súbitamente justo cuando ya estaban a punto de conquistar la meta.
Es tarea difícil convencer al impaciente que solo llegan al éxito aquellos que luchan en forma perseverante y coherente y saben esperar el momento adecuado.
De igual manera es necesario entender que en muchas ocasiones estaremos frente a situaciones en las que creemos que nada está sucediendo.
Y esto puede ser extremadamente frustrante.
En esos momentos (que todos tenemos), recordar el ciclo de maduración del bambú japonés, y aceptar que -en tanto no bajemos los brazos-, ni abandonemos por no "ver" el resultado que esperamos, sí está sucediendo algo dentro nuestro: estamos creciendo, madurando.
Quienes no se dan por vencidos, van gradual e imperceptiblemente creando los hábitos y el temple que les permitirá sostener el éxito cuando éste al fin se materialice.
El triunfo no es mas que un proceso que lleva tiempo y dedicación.
Un proceso que exige aprender nuevos hábitos y nos obliga a descartar otros.
Un proceso que exige cambios, acción y formidables dotes de paciencia.
Tiempo...
¡Cómo nos cuestan las esperas! ¡Qué poco ejercitamos la paciencia en este mundo agitado en el que vivimos...!
Apuramos a nuestros hijos en su crecimiento, apuramos al chofer del taxi... nosotros mismos hacemos las cosas apurados, no se sabe bien por qué...
Perdemos la fe cuando los resultados no se dan en el plazo que esperábamos, abandonamos nuestros sueños, nos generamos patologías que provienen de la ansiedad, del estrés...
¿Para qué?
Te propongo tratar de recuperar la perseverancia, la espera, la aceptación. Gobernar aquélla toxina llamada impaciencia, la misma que nos envenena el alma. Si no consigues lo que anhelas, no desesperes...
Quizás sólo estés echando raíces...

Los 10 mandamientos


La vida de Moisés, desde que su madre lo puso en el canasto y fue encontrado por la hija del faraón, pasando a ser el príncipe de Egipto, tiempo después se da cuenta que su nacimiento fue de origen hebreo lo que ocasiona que dejara el puesto de príncipe y se convirtiera en un esclavo más de Egipto, sin embargo Nefertiti seguía luchando por su amor, Moisés fue desterrado de Egipto vagando por el desierto y hallado por Zéfora y sus hermanas, con el paso del tiempo Moisés toma por mujer a Zéfora y se dirige hacia el Monte Sinaí donde por primera vez DIOS le habla diciéndole que vaya a Egipto y libere a su pueblo, Moisés regresa a Egipto y le toca enfrentarse nuevamente al corazón duro de faraón mostrándole los grandes juicios de DIOS sobre Egipto, finalmente faraón decide dejar libre al pueblo Hebreo y con esto comienza la gran prueba de DIOS para con Israel, la preocupación del pueblo Hebreo al momento de quedar con el Mar rojo delante y los carros de faraón detrás hacen una vez mas que DIOS muestre sus maravillas ante su pueblo separando el mar rojo para que los Israelíes pasaran, todo parecía haber terminado una vez que el mar ahogó a los soldados egipcios, pero el pueblo de Israel se corrompió y pecó gravemente delante de DIOS al haber hecho un ídolo de oro provocando la ira de DIOS sobre los Israelitas, todo termina cuando Moisés lleva consigo lo Diez mandamientos escritos por el dedo de DIOS y encargándole a Josué que guiara al pueblo de Israel hacia la tierra prometida.

Los Diez Mandamientos son diez leyes en la Biblia que Dios dio a la nación de Israel poco después de su éxodo desde Egipto. Los Diez Mandamientos son esencialmente un resumen de los más de 600 mandamientos contenidos en la ley del Antiguo Testamento. Los primero cuatro mandamientos tratan de nuestra relación con Dios. Los siguientes seis mandamientos tratan de nuestra relación con los demás. Los Diez Mandamientos están registrados en la Biblia en Éxodo 20:1-17 y Deuteronomio 5:6-21 y son los siguientes:

(1) “No tendrás dioses ajenos delante de mí” Este mandamiento es contra la adoración de cualquier otro dios que no sea el único Dios verdadero. Todos los otros son dioses falsos.

(2) “No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.” Este mandamiento es en contra de hacer un ídolo, una representación visible de Dios. No hay imagen que podamos crear que pueda representar fielmente a Dios. El hacer un ídolo que represente a Dios es adorar un dios falso.

(3) “No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.” Este mandamiento prohíbe tomar el nombre del Señor en vano. No debemos tratar el nombre de Dios a la ligera. Debemos mostrara reverencia a Dios mencionándolo solo de manera honrosa y respetuosa.

(4)”Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es de reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.” Este es un mandamiento para apartar el sábado (el último día de la semana) como un día de reposo dedicado al Señor.

(5) “Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.” Este es un mandamiento para que siempre trates a tus padres con honor y respeto.

(6) “No matarás” Este es un mandamiento contra el asesinato premeditado de otro ser humano.

(7) “No cometerás adulterio” Este es un mandamiento en contra de tener relaciones sexuales con alguna otra persona que no sea tu esposo(a).

(8) “No hurtarás” Este mandamiento es en contra de tomar cualquier cosa que no nos pertenezca sin permiso de la persona a quien pertenece.

(9) “No hablarás contra tu prójimo falso testimonio” Este mandamiento es en contra de testificar falsamente contra otra persona. Es esencialmente un mandamiento contra el decir mentiras.

(10) “No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.” Este es un mandamiento en contra de desear cualquier cosa que no te pertenezca. El codiciar puede conducir a quebrantar los mandamientos antes mencionados: matar, adulterar y robar. Si está mal hacer algo, está igualmente mal el desear hacerlo.

<*)))><>< (((*>

Una persona común y corriente

Mateo 4.18-20-Andando Jesús junto al mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores.19 Y les dijo: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres.20 Ellos entonces, dejando al instante las redes, le siguieron.

El apóstol Pablo fue una persona común y corriente que vivió en un tiempo extraordinario. La suya fue la generación en la que Jesús vivió en la tierra, y en la que murió para salvar a la humanidad.

Pedro (llamado originalmente Simón) conoció al Señor por medio de su hermano Andrés (Jn 1.40-42). Cuando Jesús lo invito a convertirse en su discípulo, inmediatamente dejo su oficio de pescador para ponerse bajo la autoridad de Cristo (Mt 4.20). Se volvió un apasionado seguidor, que demostró siempre el anhelo de estar cerca del Salvador, y en medio de cualquier circunstancia.

Ya se tratara de ir hacia Jesús caminando sobre el agua durante una tormenta (Mt 14.27-29), o de hablar con El durante su transfiguración (Mt 17.1-5), Pedro estaba consagrado al servicio de su Maestro. Al comienzo, el antiguo pescador se apresuraba a hablar y a actuar, y esta impulsividad le creo problemas. Por ejemplo, cuando Jesús estaba hablando de su sufrimiento y muerte inminentes, Pedro no estuvo de acuerdo, como si supiera mas que el Señor. La reprimenda de Cristo fue inmediata y directa (Mt 16.21.23). El apóstol aprendió de sus errores, y recibió después una gran responsabilidad. Pedro es un buen ejemplo de como debemos renunciar a nuestros deseos personales, respondiendo sin reservas a la dirección de Jesús, y andando íntimamente con El (Mr 8.34).

El Señor escoge a personas comunes y corrientes, como Pedro, y como usted y yo, para edificar su reino. El pide a sus seguidores que lo amen mas que a todas las cosas, y que se consagren por completo a obedecerlo. Si lo hacemos, El podrá hacer mas cosas a través de nosotros, de lo que jamas pudiéramos imaginar.